Inicio » Relatos » Por sorpresa

Por sorpresa

 

Sentí sobre mis hombros unos brazos fríos y pesados. Si no me hubiera aferrado a ellos, mi cuerpo hubiera caído.

Me agarré a la tela negra de su espalda y hundí la cabeza en su pecho. <<Llevo tiempo observándote>>, me dijo. Yo asentí. Una lágrima rodó por mi mejilla.

Jamás lo hubiera esperado. Su voz era envolvente y densa. Cada una de sus palabras era como un castigo que había que aceptar. Sabía que antes de venir pocas veces avisaba, pero yo creí que aún era demasiado joven para llamarle la atención.

Se separó de mí y me tendió la mano. Se la cogí. No tenía opción. El contacto, helado y transparente, de algún modo me calmó. Yo estaba temblando. No quería, pero La Muerte sin piedad me arrancó de mi cuerpo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s