Inicio » Relatos » Pensamientos

Pensamientos

El sonido de la lluvia, ¿cómo es? Pesado. Pesado y oscuro. Y su olor… Olor a lluvia, a humedad, amargo, asfixiante. Porque la lluvia es TAN asfixiante.

Como aquellas tardes. Ella estaba en el porche, moviéndose en su mecedora, cosiendo mientras la lluvia no dejaba de caer. Otoño, invierno, primavera. Verano. Un día tras otro, tan cargante, tan monótono… A veces ella cantaba. Sí… A veces lo hacía. Solo notas sueltas. Como gotas de lluvia.

Y yo siempre quieto, mirándola. Siempre. Su rostro, y sus lágrimas, y la lluvia. Y la sangre. Sí, la sangre encharcando mi porche en el primer día soleado del año. Y mis dedos. Oh, sí, solo entonces me sentí vivo. El cuchillo cortando la carne, los músculos destensándose… Como un animal.

Y el sol, ¡qué bueno es el sol! Lo dejó todo seco, claro y en silencio.

Ella. Nada suyo fue nunca mío. Nada, excepto su muerte y las palabras afónicas que salieron a borbotones de su garganta ensangrentada.

La lluvia me da asco. Me calla, me mata, me sepulta. Es letal, tan letal que el cuchillo es la única cura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s