Inicio » Relatos » La duda

La duda

“¿Aún le quieres?”. Palabras surgieron de la nada. Me quedé quieta, sin poder saborear el helado que se mecía en mi paladar. Como si yo, en mis noches en vela, no me hubiera hecho jamás esa pregunta. Como si yo no me hubiera sentido una loca por su respuesta. Era una pregunta tóxica, de interrogante a interrogante llenaba más el vacío con veneno.

Todo este tiempo. Callando, degradándole a sus espaldas, manteniendo una máscara sobre mi corazón. Y todo mi esfuerzo, era inútil. Porque todo acababa siempre en esas palabras. Y él volvía a aparecer por calles que jamás debió pisar. Y me encontraba. Sin buscarme, me encontraba.

Sus ojos y los míos. Si yo hubiera creído en el destino, diría que siempre estaban obligados a colisionar.

Anuncios

2 pensamientos en “La duda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s