Inicio » Relatos » Una peli

Una peli

Todo terminó con aquel vestido, que no era ni sexy ni escotado, ni bonito ni caro. Ceñido a su cintura, suelto desde la cadera. Le encantaba, y él le encantaba; por eso se lo puso.
La peli era de terror. Las manos de él sobre sus piernas eran de caramelo.
Él empezó en la rodilla. Lo besó. La besó. La peli era estúpida. Subió al muslo. Ella tenía frío. Él estabas cálido. La peli seguía siendo estúpida. Llegó a sus bragas. Él era suave, dulce; o lo parecía. La peli pasaba y ella estaba cada vez más mojada. Le miró a los ojos. Volvió a mirar a la pantalla. Había perdido el hilo argumental, y de otros hilos. Le miró de nuevo, como si fuera una peli borrosa. Como si fuera lo más interesante de la cartelera.
Y pasaron los días.
Él, obsesionado con su virginidad, sus piernas, su desnudez, sus bragas mojadas.  Y todo empezó con aquel vestido.

Él una peli; porno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s