Inicio » Relatos » Confesión

Confesión

Ahora, antes de algo, te quiero. Quiero tus ojos, tus palabras, los sueños, el miedo, los abrazos. Quiero que me hagas atemporal, y que mis padres llamen preguntando dónde estoy, que sea de noche, de día, tarde, muy tarde para dejarte. Y que aún no te quiera dejar.
Paro ahora…
Eres bueno, muy bueno, y cuando fue tarde me quisiste. Solo porque eres tú. Solo porque soy yo.
Todos dicen que deberíamos ser nosotros; juntos. Todos lo dicen. Pero no importa. No les creas. No les oigas. Dilo tú. Susúrralo. Bésalo. O no digas nada. Y párame el corazón, como sueles hacer, aunque no lo sepas, aunque no quieras hacerme daño. Pero no importa. Porque tú eres tú. Tú puedes parar mi corazón.
Quiero darte el ahora, y el mañana, y todos los días. Quiero, pero esto es antes de algo.
Puedo darte el mejor tiempo de mi vida, que me veas y me rías, que hagamos tanto… Y si me sigues al mañana, puedo darte el peor tiempo, cuando no pueda moverme y tiemble bajo sábanas, cuando te diga que te odio, pero lo que odie sea mi salud, mis manos temblando, mis pulmones estrujándose, mi piel caída, el cerebro reseco; y las pastillas. Y aquel bastón, o silla de ruedas, o aquella cosa que tú debas empujar.
Pero, ¿sabes?, no puedo pensarlo. Hoy, mañana, contigo; solo soy atemporal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s