Inicio » Relatos » Soñar un corazón

Soñar un corazón

Tuve un sueño y no era hermoso.

Yo era hombre de bien en un mundo de males. Miré hacia abajo y vi la manga de un traje, una mano pálida sujetar una maleta. Y de pronto caí en que era mi mano, que la maleta era importante, más que una vida, más que miles, más que las ideas y una nación.

Yo enseñaba a otros muy críos. Les decía qué hacer y dónde. Me miraban sin saber ser ni por qué. Y les daba una causa y un pañuelo, la mejor sonrisa, una bomba en su pecho, un corazón, les decía.

Ilusos se llamaban, porque así los eduqué. Y dejaban explotar aquél, su corazón, en cualquier lado. Salían en las noticias y la gente los odiaba. Sí, lo veía mientras comía con mi maleta, solo, a oscuras.

Solo de noche la abría. Estaba repleta de dinero, trozos de piel y rojo. Y por alguna razón, yo era feliz.

Tuve un sueño, que parecía demasiado largo para soñarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s